Quiénes somos

Back to homepage

La Escuela Española de Historia y Arqueología en Roma (EEHAR) es un centro de investigación de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el organismo público de investigación más importante de España.

Nacida en 1910, la EEHAR mantiene el espíritu que dio origen a su creación y que así se hizo constar en el decreto de fundación. Tres son sus aspectos fundamentales. En primer lugar, la formación de jóvenes especialistas en Historia y Arqueología mediante la ejecución de un programa propio de contratos de investigación, actualización de las tradicionales becas CSIC-Roma, y la acogida y tutoría de investigadores predoctorales de los programas de formación de personal investigador y profesorado universitario de las universidades españolas. En segundo lugar, la Escuela presta una particular atención a las relaciones históricas entre España e Italia, donde encontramos el estudio de nuestra propia historia, de nuestro propio modo de ser, a través de la Arqueología y a través de los preciosos fondos documentales que aquí se conservan. En tercer lugar, la Escuela Española se integra en Roma en uno de los mayores campus internacionales de investigación en ciencias humanas. Miembro activo de la Unione Internazionale degli Istituti di Archeologia, Storia e Storia dell’Arte a Roma, formada por 36 instituciones (10 de ellas italianas) de 20 países distintos, esta representación del CSIC en Roma ha tenido ya ocasión de demostrar su espíritu de colaboración que entiende incrementar en el futuro, partiendo de la puesta a disposición de todos los colegas de su nueva sede.

Desde su fundación en 1910, la Escuela Española ha contado con cuatro sedes distintas en Roma. Nació en el palacio anexo a la Iglesia de Monserrat, pasó años después a la via di Villa Albani (1951), más tarde compartió durante un breve período el edificio de la Academia Española de Bellas Artes en el Gianicolo (1986), durante muchos años trabajó en la via di Torre Argentina (1992) y desde 2014 se ha instalado en la via di Sant’Eufemia. Desde luego, de todo este periplo romano, es esta última sede la que reúne las mejores condiciones para el trabajo de nuestros investigadores y unas instalaciones (biblioteca, salón de actos, sala de seminarios y residencia para investigadores transeúntes) de un gran nivel. Todo, producto del trabajo y del empeño de dos equipos de presidencia del CSIC y dos direcciones de la Escuela sucesivas, comprometidos en incrementar la presencia en Roma de la investigación española en Historia y Arqueología. Reto que los miembros de la Escuela Española asumimos con toda la pasión de la que somos capaces.